Talla directa en Carrara

Este verano he podido ir un par de semanas a Carrara y disponer de un taller —donde trabaja el gran escultor, y mejor persona, Ricardo Ricci—muy cerca de las míticas canteras italianas que desde hace siglos han abastecido del mejor mármol a escultores y arquitectos.

El reto, en paralelo a la experiencia de disfrutar del paisaje de los pueblos de la Liguria y la Toscana, ha sido el ejecutar una escultura de mármol en sólo 15 días. Mi primera intención fe la de hacer un bajo relieve, pero pasada la primera semana de trabajo éste ya estaba prácticamente acabado, así que gracias a la generosidad de Ricardo me animé a empezar una segunda pieza. Sabiendo que sólo me quedaba otra semana de trabajo me decanté por hacer una talla directa y ver hasta donde podía llegar, el problema es que no tenía preparado ningún modelo de referencia. Así que me decidí por hacer unos dibujos de Soco, una de las compañeras que vino a compartir este viaje turístico-artístico por Carrara.




Así con un par de esquemas y algunas medidas empecé a tallar un retrato en talla directa sobre mármol sin haberlo hecho antes nunca.... se masca la tragedia!!!


La verdad es que, acostumbrado a trabajar con piedra de Ulldecona, el mármol de Carrara es un regalo de los dioses, que maravilla de material!

Sin tener una referencia es cuando más evidente se hace la necesidad de dominar el dibujo de perfiles, entendiendo que una escultura es un dibujo recortado en el espacio como decía Rebull.

Parece que al final la cosa no ha acabado tan mal, seguro que cuando la pieza llegue a Barcelona todavía haré algún retoque, pero teniendo en cuenta las circunstancias estoy más que satisfecho.


Una grata experiencia junto a un gran grupo de amigos: Jorge Egea, Coco Guilera, Ricardo Ricci, y Soco Delas.





Y mientras espero a que la pieza llegue a Barcelona me llevo un "recuerdo" que prolongará la experiencia en Carrara unos cuantos días más....xd